Se encuentra usted aquí

Inicio

Stryd medidor de potencia para la carrera a pie

Stryd  tiene como función principal la de ofrecer datos de potencia y enviarlos a un dispositivo externo a través de Bluetooth o ANT+.

Stryd ya es compatible con muchos fabricantes de relojes que han ido introduciendo mejoras para dar espacio a este nuevo medidor de potencia de carrera. Stryd también ha habilitado función de grabación directamente en el propio sensor de pulso, por lo que ya no es necesario siquiera el contar con un reloj para poder sincronizar los datos de potencia tras terminar el entrenamiento, quedando todo grabado en el propio sensor y pudiendo descargarlo a través de su aplicación móvil (pero sin track GPS, claro).

Stryd, el dispositivo

El modelo inicial que se ha estado vendiendo hasta ahora, llamado Pioneer, es bastante sencillo. Al menos a primera vista.

Stryd Pioneer

Camuflado como un sensor de pulso, en su interior cuenta con varios acelerómetros para modelar tu cuerpo en 3D, junto con una docena de parámetros como tiempo de contacto con el suelo, impacto, etc. A todo esas variables se le añade además datos de altitud recogidos por un altímetro barométrico para determinar los cambios en la pendiente y que el dispositivo sepa si estás ascendiendo una cuesta (necesitas mayor potencia) o descendiendo (lo contrario).

Pero en lugar de mostrar todos esos datos que la inmensa mayoría no sabemos qué hacer con ellos, Stryd nos presenta un sólo número: potencia. Ésta, junto con los datos de frecuencia cardíaca, se envían a través de ANT+ o Bluetooth (de forma simultánea) a un dispositivo externo que grabe la actividad.

Stryd Pioneer

Todo son elementos bastante sencillos, ¿verdad? Cierto, pero es que la magia de Stryd no reside en un hardware revolucionario (que estaría acompañado también por un precio “revolucionario”), sino que son los algoritmos que han creado para generar ese dato de potencia donde esta la magia.

Pero recuerda, éste sensor de pulso es el primer dispositivo que lanzaron al mercado, el que se presenta hoy es algo diferente ya que no se trata de un sensor de pulso sino que se colocará en la zapatilla. No obstante el motivo de contarte todo esto es que tú y yo partamos del mismo punto.

¿Qué aporta Stryd?

Como has visto, Stryd es el primer medidor de potencia para correr. Mide más de una docena de métricas determinando la capacidad de rendimiento deportivo, técnica y fuerza muscular; además de medir variables del entorno. Tendrá en cuenta variables como ritmo, cadencia, oscilación vertical, tiempo de contacto con el suelo, impacto, etc. Todo ello son métricas que ya son conocidas por todos vosotros a través de otros productos, por ejemplo la dinámica de carrera de Garmin.

Donde reside la magia de Stryd es que son capaces de trabajar con todas esas variables (y algunas otras más como peso, altura, altitud, etc.) y traducirlo todo a un sólo número. Un dato de potencia que indicará si estás entrenando a la intensidad correcta en un día particular, independientemente de las variables externas (como pendientes, terreno más blando o diferencias en la temperatura). No sólo eso, ese dato de potencia también servirá para conocer si los ejercicios específicos de técnica de carrera y de fortalecimiento están mejorando tu eficiencia como corredor.

No mide la potencia de forma directa. Preguntando a los responsables de Stryd sobre si habían valorado el usar medición de fuerza directa (por ejemplo a través de unas plantillas dentro de las zapatillas), confirman que efectivamente realizaron pruebas con un prototipo en forma de plantilla, pero llegando a la conclusión que ese tipo de sensores son bastante costosos y además sufren desgaste. La decisión final que tomaron es que no daría una buena experiencia en su uso a diario.

Stryd

Entonces, ¿qué beneficios puedes obtener gracias a Stryd? Pues aparte de seguir entrenamientos específicos basados en potencia (algo que de momento no está excesivamente desarrollado por la novedad del concepto), hay otros factores con los que te puede ayudar. Y que se me ocurra así en este momento, por ejemplo:

  • Es una ayuda tremenda a la hora de establecer estrategias de ritmo, sobre todo en carreras que no sean totalmente llanas. Al igual que ocurre en el ciclismo, puedes plantear una carrera de montaña de 30km a una potencia de 350W. Gracias a plantear el esfuerzo con respecto a la potencia y no al ritmo de carrera, te permite realizar un esfuerzo constante durante toda la carrera, evitando quemarte demasiado pronto o tener que arrepentirte al final de la carrera porque apenas acusas cansancio y crees que podrías haber tenido un mejor rendimiento.
  • Te ayuda a mejorar tu técnica de carrera, buscando una posición más eficiente para correr. Parece mentira la diferencia de potencia que puede haber en el simple hecho de llevar la espalda más o menos erguida. O reducir el tamaño de la zancada para aumentar la cadencia. Créeme, es una diferencia notable en números.
  • Algo en lo que he estado usando últimamente con bastante frecuencia Stryd es a la hora de hacer entrenamientos progresivos-regresivos. Al enfocar el entrenamiento en potencia y no en ritmo resulta mucho más sencillo ir aumentando progresivamente el esfuerzo. Algo que es prácticamente imposible hacer correctamente si miramos la frecuencia cardíaca (porque influye el calor, cansancio, hidratación, etc.) y que hacerlo con respecto a ritmo es también difícil por el retraso en la actualización del dato al tener que esperar a que el reloj se ajuste a los datos de GPS.
  • Es otra forma más de llevar el registro de tu progresión atlética. Porque si al mismo ritmo ahora consumes menos energía y eres más eficiente, serás más rápido, ¿verdad? Y esto puede ocurrir por perder peso, por mejorar muscularmente gracias a ejercicios específicos o por mejorar tu técnica de carrera.

Son sólo algunos ejemplos, pero pueden ser muchos más. Inmediatez del dato, posibilidades de comparación, etc.

Lo único que sí es cierto es que Stryd ha mejorado ampliamente en el año y medio que lleva entre nosotros gracias a cómo se ha ido integrando con las diferentes plataformas. Pero eso mejor lo vemos en una nueva sección.

Cómo ha evolucionado Stryd hasta el día de hoy

Stryd ha ido pasando por una serie de actualizaciones muy necesarias, tanto en su propia plataforma como gracias a terceros. Pero cuando empieza a cobrar importancia es en el momento en el que puedes no sólo ver la potencia en tiempo real, sino que el tratamiento de datos fuese cómodo.

Y es que en un primer momento las actividades debían grabarse como si fuese una salida de ciclismo, teniendo que cambiar luego manualmente el tipo de actividad a carrera. Pero según la plataforma se perdían datos de potencia si hacíamos el cambio… Un follón. Por suerte las cosas han cambiado.

Suunto

El primer fabricante que se adaptó a esta nueva forma de entrenar fue Suunto, actualizando el firmware de sus Ambit2 y Ambit3 para dar soporte nativo al medidor de potencia. En un primer momento era necesario emparejar Stryd por duplicado: una vez como medidor de potencia y otra como sensor de pulso (a través de Bluetooth). Después había que conectar ambos antes de correr.

La ventaja es que los Suunto ya soportaban el uso de medidor de potencia en el perfil de carrera, por lo que no era necesario grabar la actividad como ciclismo. A pesar de eso, Suunto actualizó el firmware para identificar correctamente a Stryd, y a partir de ese momento el funcionamiento es totalmente transparenta. Emparejas el sensor de pulso y estás listo para entrenar.

Incluso Suunto comenzó a usar la compatibilidad con Stryd como parte de su publicidad en el lanzamiento del Ambit3 Vertical y de los Spartan. Esto últimos son, por supuesto, compatibles con Stryd desde el principio.

Gracias a que está integrado en el propio reloj podrás configurar el perfil de carrera que desees con datos de potencia a los que estás más acostumbrado en ciclismo como potencia instantánea o medias de potencia de un periodo de tiempo; mucho más interesante para evitar la variabilidad tan grande que tiene esta métrica si la observas en potencia instantánea.

Stryd - Suunto

Tener la posibilidad de ver esos datos en vivo es una parte muy importante, pero no lo es todo. Lo mejor es que el reloj graba los datos de potencia en el archivo FIT de la actividad y cuando se sincroniza con Movescount podemos tener acceso a todos los datos de la misma, incluyendo por supuesto los datos de potencia.

Es decir, ni siquiera debes aprender a utilizar otra plataforma para extraer conclusiones de tus entrenamientos y competiciones, todo está integrado en la plataforma de Suunto.

Stryd - Movescount

Como ves en la captura, entre los muchos datos que puedes consultar en el panel de Movescount encontrarás la potencia media de la actividad (y la potencia máxima).

Pero eso no es todo, porque también podrás ver la gráfica y comparar la potencia con el resto de variables para ver si el cansancio afecta a tu eficiencia, y a partir de qué momento. Esto será fácil verlo, ya que es habitual que cuando la fatiga entra en escena la técnica de carrera se vea afectada, por lo que a igual ritmo la potencia será mayor. Esto ocurrirá en entrenamientos más largos o repeticiones de series.

En este ejemplo podrás ver cómo se comporta en un entrenamiento a ritmo constante (con unos últimos metros a ritmo progresivo). Puedes ver que al inicio de la actividad la potencia es algo más alta a pesar de llevar un ritmo constante. Lo único que te puedo decir al respecto es que me costó empezar el entrenamiento, iba con sensación de “arrastrarme”.

Cuando ya me desperecé, aumenté la frecuencia de pasos reduciendo zancada para tener una cadencia más correcta e intenté mejorar la posición. Puedes ver el resultado a partir del minuto 20. Ritmo similar pero con menor potencia necesaria para mantenerla (y mucho más constante con menos picos intermedios).

Stryd - Gráfica de potencia Movescount

Podrás comparar la gráfica de potencia con datos de altitud, ritmo, frecuencia cardíaca… incluso si hay cambios de terreno y cómo afecta a la potencia al tener disponible el mapa de la actividad grabada. Ojalá pudieras verla tu también para trastear todo lo posible.

Un momento, ¿que quieres verla? Pues no tienes más que pinchar aquí para entrar en esa actividad en la web de Movescount. ¡A disfrutar!

Si esto no es suficiente también podrás habilitar la sincronización automática de tus actividades con el PowerCenter de Stryd. De esa manera cada vez que sincronices tu reloj, tus nuevos entrenamientos se subirán de forma automática también en el panel de Stryd.

Stryd - Conexiones

La integración de Stryd con Suunto es total, pero la opción del PowerCenter de Stryd también es muy interesante (y probablemente continúe mejorando como ya lo ha estado haciendo hasta ahora).

Stryd - PowerCenter

Aquí es donde se subirán las actividades grabadas con la aplicación móvil de Stryd (que también está disponible) o lo que grabes llevando sólo el sensor (porque dispone de una memoria de almacenamiento si en alguna ocasión sales sin reloj) y que se sincroniza gracias a la aplicación indicada anteriormente.

Garmin

Garmin ha supuesto una novedad importante para Stryd en los últimos días. Los americanos no disponen de una integración similar a la de Suunto, que no han podido o no han querido hacer, quedando a la espera de las novedades introducidas con la nueva versión de Connect IQ 2.1 hace un par de semanas denominada Biker Monkey.

Esta nueva versión (acompañada de la versión 1.3 para los dispositivos más antiguos) permite que las aplicaciones graben datos a los archivos FIT de las actividades y, consecuentemente, que puedan ser enviados a la plataforma. Y es aquí donde cobra importancia la nueva aplicación de Connect IQ de Stryd.

Stryd - Garmin Connect IQ

Los datos de Stryd no se pueden grabar en el perfil normal de carrera de Garmin, en primer lugar porque Garmin no permite usar un medidor de potencia en esos perfiles. Para ello es necesario hacerlo a través de una aplicación. Ésta tiene que replicar totalmente la funcionalidad.

stryd-connect-iq

Ahora mismo está en un estado “beta” y las posibilidades que ofrece son bastante limitadas. Lejos aún de todo lo que puede ofrecer Stryd emparejado con Suunto, como la posibilidad de configurar las pantallas de datos a nuestro gusto.

Lo que sí tenemos es la sincronización de todos los datos, incluida la potencia, a Garmin Connect. La aplicación web de Garmin mostrará todos los datos registrados por las aplicaciones de Connect IQ y los mostrará también en las diferentes gráficas que podrás combinar.

Qué, ¿que te gustaría trastear con todos los detalles como has hecho con el panel de Suunto? Pues aquí tienes la actividad.

Stryd - Garmin Connect

¿Puede esto cambiar en un futuro próximo y que la integración sea total como ocurre en el caso de Suunto? Pues sólo Garmin tiene la respuesta a esta pregunta.

Polar

¿Y qué hay de Polar? De momento continuamos en la misma tesitura, teniendo que usar el perfil de ciclismo en el V800. De esta manera los datos se sincronizarán como si fuesen una actividad de ciclismo, lo cual no es lo más idóneo.

He hablado con la gente de Stryd y preguntado específicamente para saber si estaban trabajando de alguna manera con Polar para avanzar con la integración entre plataformas, pero aún no hay ningún avance al respecto. El motivo no es otro que el de recursos disponibles.

Es posible que Stryd colabore con Polar más adelante para llevar a cabo esta integración, pero de momento es simplemente otro punto más en su hoja de ruta.

Pero hay una cosa que me llama la atención, y esto es algo de mi propia cosecha, ni Polar ni Stryd me han comentado nada al respecto. Polar está preparando sustituto para el V800 para ser presentado este año, presumiblemente durante el campeonato mundial de triatlón en Kona o para antes del periodo navideño. Para ese sustituto ya hay preparado un nuevo sensor de pulso, que Polar denomina H7i.

El sensor es muy similar al H7 original, contando con conectividad Bluetooth Smart y 5khz. Pero ahora cuenta con memoria interna para grabar actividades y firmware actualizaba. ¿Podría ser una integración de Stryd en el propio sensor de Polar?

Lo único que puedo hacer a día de hoy son meras suposiciones, pero sería una buena maniobra por parte de Polar para plantar cara a las dinámicas de carrera avanzada de Garmin; y por supuesto para Stryd al licenciar su tecnología de forma directa a un fabricante.

¿Qué novedades hay en la nueva versión de Stryd?

Una vez que ya te has puesto al día con todo lo que ofrece Stryd y ya has visto la prueba del mismo, es hora de hablar del nuevo modelo. Porque recuerdas que habías venido a que te contara todos los detalles de esta nueva versión, ¿verdad?

Stryd

Pues vamos con el listado rápido de novedades, y luego entraré en detalle en alguno de estos puntos.

  • Diseño totalmente renovado, abandonando el formato de sensor de pulso para pasar a colocarse en la zapatilla como si fuera un footpod.
  • En lugar de contar con una pila CR2032 como el modelo inicial, ahora dispone de una batería interna con autonomía para un mes.
  • Carga inalámbrica por inducción.
  • Peso de sólo 7 gramos.
  • Conectividad dual y simultánea a través de ANT+ y Bluetooth.
  • Totalmente resistente al agua, soporta la inmersión hasta 30 minutos a 1 metro de profundidad.
  • La nueva versión de Stryd será también capaz de medir la rigidez/elasticidad de la pierna (leg stiffness).
  • Aumenta el enfoque del producto en la eficiencia o economía de carrera.
  • Incluirá planes de entrenamiento específicos para mejorar la economía de carrera.
  • Por último… el precio será similar al de Stryd Pioneer: $199 directamente a través de su web o 249€ en su distribuidor para España. Y habrá un descuento para aquellos que compraron la primera versión a través de Kickstarter.

Como has visto, Stryd ahora se coloca en la zapatilla haciéndolo mucho más cómodo. Además, al independizarse de la medición de pulso, permite que puedas elegir la forma en la que registras tu FC. Algo bastante lógico dada la proliferación de sensores ópticos u otras opciones que registran la frecuencia cardíaca del sector de natación durante un triatlón.

Hasta ahora me he podido plantear el uso de Stryd en muchas de mis carreras, pero nunca en triatlón. No sólo porque no registre datos de frecuencia cardíaca estando en el agua, sino principalmente porque el modelo inicial no era resistente a la inmersión. Si quería tener datos de FC en el segmento de natación tenía que usar un sensor, para luego cambiarlo en la transición si quería datos de potencia en carrera.

Si sólo fuese necesario cambiar el “pod” en la correa sería factible, pero el HRM-Tri de Garmin no permite retirarse de la correa y el Suunto Smart Sensor es de menor tamaño y la correa no es compatible, así que habría que cambiar todo. Y eso son 15-20 segundos. ¿Tu sabes lo que tengo que entrenar para bajar mi tiempo de carrera en 20 segundos? Por tanto era algo totalmente inviable.

Y de igual manera, aquel que se compra un reloj con sensor óptico porque está harto del sensor en el pecho… ¿le vamos a pedir que vuelva a colocarse el sensor para medir la potencia? No, no creo que lo haga.

Según la información que me han facilitado desde Stryd, el obtener los datos de potencia desde el pie es algo más complicado que como lo hacía la primera versión a la altura del pecho. No obstante, además de haber podido solucionar el problema de la nueva localización más complicada, el nuevo dispositivo es incluso más preciso que el modelo anterior montado en el pecho.

Stryd

Algo que no se han cansado de repetir en la presentación del nuevo modelo es el nuevo enfoque del producto a ayudar a mejorar la eficiencia de carrera y a facilitar información acerca del estado físico.

Con el nuevo modelo, otro de los parámetros que pueden registrar es la rigidez/elasticidad de la pierna (leg stiffness). Todos los estudios realizados de la biomecánica de carrera inciden en el mismo aspecto en referencia a la rigidez de la pierna. A mayor rigidez, mejor economía de carrera.

¿Cómo mejorar esta rigidez muscular? Pues con ejercicios pliométricos, series de sprints, corriendo cuesta abajo, etc. Stryd también incluirá una guía de entrenamiento en la que éstos ejercicios vendrán también especificados.

Stryd - Componentes

La opinión de Eduardo Mateos 

Soy un firme creyente en el entrenamiento por potencia en ciclismo, y por supuesto en competir usando la potencia como referencia. Es algo que permite cambiar por completo la forma en la que entrenas y en la que corres, asegurando que tus esfuerzos son los indicados para cada momento, ya sea durante el entrenamiento o al competir en un triatlón.

Stryd intenta llevar el mismo concepto a la carrera. Bien es cierto que por el momento lo que permite la tecnología es una medición indirecta de la potencia a través de modelado 3D de la biomecánica del atleta en tiempo real. “Sólo” eso. Parece mentira que un aparato tan pequeño sea capaz de hacer tantas cosas, ¿verdad?

Pero a pesar de esto no creo que sea un producto perfecto. La principal objeción que encuentro en Stryd es que hay variables que, de momento, no puede tener en cuenta. Por ejemplo la diferencia que se produce al correr a favor o en contra de un viento fuerte. Estamos de acuerdo que una ligera brisa no afecta en absoluto a la carrera, pero cuando el viento es fuerte desde luego que avanzar nos cuesta mucho más trabajo.

Desde Stryd ya están trabajando en dar algún tipo de solución a esto, pero como no es una medición directa de fuerza todo debe realizarse a través de modelos de algoritmos.

A pesar de ello, los datos son constantes, y eso es lo importante. Porque te aseguras que aquello con respecto a lo que has entrenado es lo que encontrarás el día de carrera.

No tengo ninguna duda que la medición de potencia en carrera acaba de empezar y que el potencial futuro es enorme. Y que nadie se equivoque, el que lo niegue estará haciendo lo mismo que aquel que renegaba de los medidores de potencia en ciclismo hace 15 o 20 años. Y ya ves cómo estamos hoy…

Stryd Pioneer

A pesar de todo, Stryd tiene algunas barreras que debe superar. Lo primero es que el público comience a apreciar el valor añadido de entrenar con respecto a potencia en lugar de ritmo o frecuencia cardíaca. Es por ello que la nueva versión de Stryd incluirá entrenamientos específicos por potencia así como un pequeño libro de entrenamiento, para que el nuevo comprador sepa todo lo que puede hacer con su nueva adquisición y poder beneficiarse de este nuevo tipo de entrenamiento.

Para ello también deben recoger multitud de datos de atletas y conocer de primera mano que es lo que les aporta y en qué ayuda a sus entrenadores. De hecho Stryd ha tenido algunas unidades en Rio durante los Juegos Olímpicos, y es posible que en las próximas semanas podamos ver algún tipo de información de atletas que lo han estado usando. ¿A que suena interesante?

De momento poco más puedo comentarte acerca de la nueva versión, pues según me han indicado ahora mismo hay sólo 5 unidades en el mundo, pero se han comprometido a facilitarme una unidad tan pronto como sea posible. Será muy interesante no sólo para poder comparar los datos con respecto a Stryd Pioneer, sino también para comprobar cómo ha evolucionado y cómo de útiles son los nuevos datos que aporta como la rigidez muscular de la pierna. Y no te preocupes que volveré a contarte todos los detalles.

Espero que haya podido aclarar todas las dudas que os puedan surgir acerca de Stryd. Seguro que pueden ser muchas las cuestiones que surjan, no en vano se trata de un producto bastante novedoso. Así que si te has quedado con alguna duda pregúntala . Si yo no sé contestarla, puedo consultarlo a la gente de Stryd para que nos lo aclaren a ambos.

Disponible en www.trideporte.com

 

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es humano y así prevenir el spam automático.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

EVENTOS

Ultra Trail Ibiza 2017
2-3-4 diciembre

 

VI LIDL TO LIDL
2018

8 abril 2018
TRASMAPI TRACKS FORMENTERA IV NON STOP 

 

II CURSA PER LA SALUT
18 de junio
 
II Travessia Canal Sant Antoni
25 de junio

 

MIS WEBS